El blog de ReVista

« Medio Oriente en la prensa. Septiembre 4 a 20 | Inicio | Medio Oriente en la prensa. Septiembre 25 a 29 »

Septiembre 19, 2017

Corrupción en La Nación de Argentina

La nota de La Nación del 18 de septiembre sobre la “reconciliación” promovida por Hamás –el grupo terrorista de Gaza- cita como fuentes a las agencias AFP, AP y Reuters.

En esta nota La Nación da por hecho que Israel es un país ocupante y que Palestina incluye a Gaza, Cisjordania (Judea y Samaria) y Jerusalén Este.

Adicionalmente, nunca se refiere a Hamás como una organización terrorista, cuyo objetivo es conquistar todo el actual Israel, a pesar de que eso es lo que establece la “nueva versión” de la Carta Fundacional de Hamás en su Artículo 2:

“Palestina, que se extiende desde el río Jordán en el este hasta el Mediterráneo en el oeste y desde Ras Al-Naqurah en el norte hasta Umm Al-Rashrash en el sur, es una unidad territorial integral. Es la tierra y el hogar del pueblo palestino. La expulsión y el destierro del pueblo palestino de su tierra y el establecimiento de la entidad sionista en el mismo no anulan el derecho del pueblo palestino a toda su tierra y no consagran ningún derecho en él para la entidad sionista usurpadora”. Nueva carta fundacional de Hamás.


Así, la cobertura que ofrece La Nación sobre el conflicto árabe-israelí en esta nota promueve dos errores clave que impiden al lector comprender lo que ocurre.

1-Se presenta a Hamás como una especie de partido político legítimo y legal.

–A pesar de que es una organización terrorista que pretende destruir a la “entidad sionista”, a pesar de que es reconocida como una organización terrorista por Estados Unidos, Canadá, Japón y decenas de otros países avanzados, a pesar de que es una organización violadora de los derechos humanos, que tortura a los prisioneros que secuestra en Israel e impide sean visitados por cualquier organización médica, a pesar de que paga altas sumas de dinero a las familias de terroristas suicidas y que realiza apología del terrorismo de manera sistemática-. ¿Cómo puede una organización criminal ser el pilar de la “reconciliación”?, es una pregunta que los editores de La Nación no se plantearon en esta nota, demostrando así una gran irresponsabilidad social como medio de comunicación.


2-Se da por hecho que Israel es un país que ocupa de manera ilegal Jerusalén y Judea y Samaria (Cisjordania).

El fundamento histórico, antropológico y legal de los judíos a poseer la tierra que hoy conforma el Estado de Israel es incuestionable. Pero La Nación no aporta ningún documento o fundamento que apuntale su afirmación errónea de que Israel ocupa esos “territorios palestinos”.

Resulta sorprendente que los editores de La Nación acepten sin miramientos una narrativa pro palestina que no explica cómo es que entre 1948 y 1967 los “palestinos” no acusaron a Egipto ni a Jordania de “ocupar” Gaza y Cisjordania, respectivamente.

También resulta sorprendente que, a pesar de que la OLP, Hamás y otras organizaciones terroristas fueron fundadas con el principio de destruir a Israel, un principio que Hamás acaba de ratificar con su “nueva carta fundacional”, especialmente Hamás obtenga la legitimidad por parte de los editores de agencias de noticias y de La Nación, como una especie de gobierno legítimo en Gaza.

El lector debe poner en duda la cobertura de La Nación y exigir a su redacción enmendar esta perspectiva corrupta del conflicto en Medio Oriente.

Escriba a La Nación y exija una cobertura imparcial y neutral sobre el conflicto en esa región.

La Nación de Argentina

Twitter: @LaNación

Facebook: https://www.facebook.com/lanacion

La Nación, a través de su Fundación La Nación, se presenta como una organización que reconoce su profunda responsabilidad social. Escriba a la Fundación La Nación y haga escuchar su voz en relación a la corrupción que existe en la cobertura sobre Israel.

fundacion@lanacion.org.ar Tel: 6090-5555

ReVistaMO

Posted by ReVistaBlog at Septiembre 19, 2017 04:41 PM

Comentarios

Guía para publicar un comentario

Este es un blog moderado, no publicaremos comentarios que sean racistas, intolerantes, incluyan amenazas o información incorrecta.

Incluya su comentario